Transformación en 21 días

Tanto la reprogramación de creencias limitantes con afirmaciones positivas como el desarrollo de la auto-observación ya sea con ejercicios de atención plena o la meditación requieren un entrenamiento consciente de 21 días seguidos sin interrumpir.

Empieza tu Transformación en 21 días

Seguramente te preguntes porque «Transformación en 21 días». Según estudios científicos las neuronas tardan 21 días en generar nuevos circuitos neuronales. Cuando queremos cambiar algo o incorporar un nuevo hábito a nuestra vida, debemos realizar este proceso, que es lo que tarda nuestro cerebro en convertir este aprendizaje en hábito mediante la acción repetitiva. Repetir una y otra vez lo mismo.

La buena noticia es que una de las características del cerebro es su neuroplasticidad, que significa que es moldeable, modificable.

Este entrenamiento consciente debe llevarse a cabo durante 21 días seguidos sin interrumpir. Y cuando digo sin interrumpir es sin interrumpir. No vale hacerlo durante la semana y el fin de semana dejarlo pasar.

También debemos tener en cuenta que cada persona es diferente por lo tanto, en algunos casos, se requiere más tiempo de práctica.

¿Cómo funciona nuestra mente?

La mente funciona como una torre de control. Tiene una parte consciente y otra subconsciente. La mente consciente es la racional, conocida también como analítica y procesa toda la información que percibimos por los cinco sentidos, de la cual somos conscientes sólo del 5%, almacenando el resto, el 95% nuestra mente subconsciente.

Dijimos que la mente consciente es la que analiza, por lo tanto la mente subconsciente no puede pensar por si misma sino que acepta, sin cuestionar, lo que la mente consciente le dicta.

Se cree que tenemos unos 60.000 pensamientos aproximados al día pero sólo somos conscientes de muy, muy pocos. Y lo peor es que el 80% de esos pensamientos tienen una carga emocional negativa, ¡sí NEGATIVA!

Vivimos impactados por lo que vemos, escuchamos y hablamos. El grado de intoxicación e interferencia mental al que estamos expuestos es elevadisimo. Por lo tanto todo lo que nos sucede y la interpretación que hacemos de esos sucesos queda almacenados en nuestra mente.

Es tan importante realizar ejercicios físicos, alimentarse correctamente como crear nuestras propias rutinas mentales y comprobar tu propia transformación en 21 días.

¿Todos podemos entrenar nuestra mente?

Entrenar la mente requiere de tres pilares fundamentales: compromiso, responsabilidad y dedicación.

COMPROMISO: contigo mismo, porque debes cumplir con lo que has decidido que quieres cambiar.

RESPONSABILIDAD: porque has decidido hacerte cargo de lo que te sucede y dejar de tirar balones fuera.

DEDICACIÓN: porque hace falta tiempo; el que hasta hoy no te habías dedicado.

Llevamos toda nuestra vida sosteniendo durante 30, 40, 50 años una forma de ver, pensar, sentir e interpretar cada cosa que nos sucede y nos dicen que tenemos que hacer algo durante 21 días seguidos y se nos cae el mundo encima. No podemos pretender cambiar algo que lleva en nuestro subconsciente tanto tiempo en un abrir y cerrar de ojos.

Cuando dejas de inventar excusas, empiezas a ver resultados.

Además de todo eso, algo que nos cuesta mucho, pero mucho, mucho, es pasar a la ACCION si queremos ver una auténtica transformación en 21 días. No puede quedar todo en conceptos mentales. Debemos ponerlo en práctica, experimentarlo.

O acaso, ¿basta con leer un libro para saber cocinar? Tendré que ponerme a ello. O, con leer información sobre un coche y cómo conducirlo ¿puedo subirme y salir conduciendo así, sin más? No podemos pretender incorporar nuevos conceptos o nuevas creencias pensando que con eso será suficiente. Debemos practicar, sí o sí.

Observar los propios pensamientos

En el caso de la reprogramación de creencias limitantes con afirmaciones positivas sabemos que funciona a base de repeticiones. Se trata de una especie de autosugestión, porque junto a la repetición es importante generar la sensación y el sentimiento real de ya haberlo conseguido.

Con la práctica de la atención plena y la meditación sucede lo mismo, debemos comenzar observando nuestros pensamientos, sensaciones físicas y emociones a diario.

Muchas personas creen que verán resultados sin ningún tipo de esfuerzo. Y eso es una actitud inmadura, poco real. Debes tener la firme intención de querer cambiar y la convicción de que lo lograrás.

La transformación en 21 días no será por arte de magia. Lo que sí cambiará es tu percepción, la forma en que observas e interpretas eso que te está sucediendo y tendrás el poder de cambiar lo que atraes a tu vida. Aprende alinear tus pensamientos, con tus sentimientos y tus acciones y lo que realmente quieres llegará.

Para incorporar todo esto como un nuevo hábito, de esos que realizamos de forma automática sin pensar y cambiar tu forma de observar y vivir la vida, debes poner en práctica este programa intensivo. Lo puedo decir más alto pero no más claro, PRACTICA, PRACTICA, PRACTICA y después PRACTICA.

En sólo 21 días lograrás:

  • Observar e identificar tus propios pensamientos.
  • Realizar una buena limpieza mental.
  • Adquirir nuevos hábitos mentales saludables.
  • Cambiar tus creencias limitantes por pensamientos positivos.
  • Eliminar bloqueos energéticos.
  • Lograr enfocarte en lo que realmente quieres y deseas.
  • Cambios PERMANENTES y DURADEROS y mucho ¡más!

En tus manos está convertirte en Influenser de tu propia vida.